10 frases que no podés pronunciar en una primera cita

Hay afirmaciones terribles o preguntas que tenés que dejar para más adelante. Si querés tener un segundo encuentro, no permitas que los nervios te ganen. Cerrá la boca y leé la nota.

1. “Este jean no me queda tan bien”. Después de pasar dos horas frente al espejo decidiendo qué ponerte, quizás llegues a tu cita no muy convencida (fijate qué ropa usar para lucir divina). Pero si él te dice “que linda que estás”, no le expliques todo lo anterior. Agradecer y sonreír basta para aceptar su piropo que, si te lo dijo, es sincero.

2. “Me hacés acordar a alguien”. A los hombres les gusta sentirse únicos. Así que si tu cita tiene un parecido con un compañero de trabajo o un amigo, hacé la nota mental y ni se lo comentes. Mucho menos si te hace acordar a un ex.

3. “Estoy tomando unas pastillitas”. Esta es fácil. No es necesario hablar de ansiolíticos ni otros medicamentos. Tampoco comentar si tomás anticonceptivos o estás haciendo algún tratamiento ginecológico. Ya habrá tiempo más adelante para charlar de estos temas… ¡Más adelante!

4. “Soy multiorgásmica”. A un hombre le van a encantar que se pongan a hablar de sexo y le cuentes que sos una genia en la previa pero eso va a llevar generarle muchísima expectativa y que lo único que quiera sea dejar ya el bar donde se hayan encontrado para llevarte a su casa, sin prestar atención a cualquier otro tema que surja en la conversación.

5. “¿Querés tener hijos?”. Vos sos una Susanita y ya te imaginás con los nenes, la casa y el perro pero los hombres funcionan de otra manera. Si no querés espantarlo, guardate el temita de los hijos, el casamiento y el perro para más adelante. No es necesario que le cuentes todos tus deseos en el primer encuentro.

6. “Los hombres son todos iguales”. Evitá ésta y muchas otras generalizaciones. Quizás no conozcas muchos datos de su vida personal y metas la pata. Además, nunca está bueno generalizar y mucho menos, de modo peyorativo.

7. “Este mes me olvidé de pagar la tarjeta de crédito, ¡vengo re mal con las finanzas!”. Los problemas monetarios, también son una cuestión personal y ya verás cómo solucionarlos. No hace falta que le cuentes que pediste un préstamo para mudarte o que venís atrasada con la tarjeta porque la reventaste en el shopping. De lo contrario, él va a pensar que estás buscando alguien que te banque económicamente más que un compañero. Ni se te ocurra, por supuesto, preguntarle cuánto gana.

8. “Porque yo…. Yo fui…. Cuando yo….”. Tal vez te parezca que tenés cosas súper interesantes para contar o hables de más para evitar silencios incómodos pero evitá el efecto yo-yo que te lleva a hablar de vos todo el tiempo. Dale un espacio para que él también te cuente cosas, preguntale. Acordate que también puede estar nervioso.

9. “Después de muchos años de terapia, sigo sin resolver mis problemas familiares”. Seguramente a él le importe este tema… ¡pero también más adelante! Como muchas cuestiones que para vos son importantes (y para él también) es necesario esperar para hablarlas. Si tu papá no te demostró cariño, tu mamá es muy autoritaria y vos cargás con un entrevero emocional no es recomendable que lo comuniques en el primer encuentro.

10. “Mi ex seguro se arrepiente de haberme perdido”. Lo mejor, claro, es no hablar de ex parejas pero si no lo pueden evitar, salí de ahí diciendo que se separaron porque tomaron “caminos diferentes” o buscaban “distintas cosas”. No es necesario que seas muy específica sobre el tema. Pertenece al pasado, ¿no?