Citas a ciegas: ¿sí o no?

Si bien gracias a Internet hoy se sabe todo de él antes del encuentro, siempre es bueno conocer algunos tips para que estés preparada.

En realidad, lo que antes se conocía como cita a ciegas, en la era de Internet es algo que ya no existe. ¿O acaso no te pusiste a buscar en Facebook y en Google datos sobre el chico que tu amiga te presentó el año pasado, en cuanto te dijo cómo se llamaba? Así que cualquier salida tiene un trabajo de “investigación” previo (fotos, contactos en redes, etc.).

De todas formas, una primera salida con alguien que jamás viste en la vida real, por más que te lo hayan descripto con lujo de detalles y conozcas sus gustos y amigos en la web, siempre tiene un toque de incertidumbre y misterio, ¿o no? Puede ser un desastre como un bombonazo. Pero lo importante es que vos siempre estés preparada.

Una primera salida con alguien que jamás viste en la vida real, por más que conozcas sus gustos y amigos en la web, siempre tiene un toque de incertidumbre y misterio

1. No dudar: si te embarcás en una cita a ciegas, es porque estás decidida a ir hasta el final. Es decir a asistir a la cita y pasarla con el chico, por lo menos hasta que se termine la velada, si no pasa nada que te resulte difícil de soportar (¡ya habrá tiempo para ver si sale bien o mal!). Si los preparativos te generan estrés y sufrimiento, mejor dejalo para cuando te sientas más relajada.

2. Amiga de emergencia: siempre te conviene que alguna amiga con quien tengas mucha confianza esté avisada de tu salida y que tenga su celu cerca por si algo sale mal. Porque si la cita se pone insoportable, siempre es bueno mandarle un mensajito para que te llame simulando una emergencia y te dé la excusa perfecta para levantarte e irte.

Pero esto sólo tenés que usarlo para casos extremos, no cuando la salida sólo es aburrida; ahí es mejor que te la aguantes cortésmente y dejes que termine todo de la manera más natural posible. En todo caso, será el momento para que le digas a él que no estás tan segura de volver a salir y que preferís seguir hablando en plan de amistad.

3. Lugar de encuentro: ¡Nunca fijes una cita en tu casa o en su departamento! Siempre elegí un terreno neutral desde el que puedas irte si la cosa no anda bien. Lo habitual es que salgan a tomar algo o a comer a un restaurante y después, si todo pinta bien, decidan cómo siguen la noche.

4. Auténtica: si el chico de tu cita resulta ser un bombonazo que te vuela la cabeza, intentar parecer más de lo que sos te va a jugar en contra. En ese sentido, el mejor consejo es ser vos misma y que él te valore por lo que sos y no por lo que aparentás. Acordate que la mentira siempre tiene patas cortas, así que si va a funcionar, mejor que sea de manera natural.

¿Tuviste alguna vez una cita a ciegas? ¿Cómo te fue?