El sello de la muerte

El sello de la muerte

Este hechizo «El sello de la muerte» para que una persona malvada no halle felicidad plena ni paz hasta que cambie en una persona de bien.

Materiales: Una tela negra grande, una pala, una cruz de madera que no tenga la imagen de Jesús, tierra de tres cementerios, una caja de madera, cualquier objeto que sea de agrado o que le guste a la persona malvada, dos litros de agua bendita, una pertenencia de la persona malvada, una rosa negra.

Nota: El objeto de agrado de la persona malvada puede ser cualquier cosa que la persona malvada desee, por ejemplo: Dinero (representado por una moneda), comida (helado de limón), sexo (un condón o preservativo) etc. Sea cual sea el caso, el practicante deberá conocer los gustos personales de la persona malvada para poder determinar al menos uno de los objetos u cosas que le son de agrado, para que luego se vea reflejado en el hechizo de forma material.

Procedimiento: El practicante debe cavar una pequeña tumba, en completo silencio, en la que entre la caja de madera para luego rociar a su alrededor, no dentro, el agua bendita. Una vez con la tumba ya cavada, el practicante debe abrir la caja e introducir dentro de la misma el objeto que agrada a la persona malvada y el objeto personal de la misma para luego decir:

«Por la luz que me otorgan las fuerzas del bien (nombre y apellido completo de la persona malvada) te despojo de la felicidad puesto que vivir es buscarla». Inmediatamente después se debe arrojar un puñado de tierra de cada uno de los cementerios dentro de la tumba y decir: «Deberás amar a tus prójimos, deberás buscar la felicidad de otros, deberás arrepentirte por los males que has hecho…»

En este momento se debe colocar la caja de madera con las cosas dentro de la tumba, y continuar diciendo sin detenerse puesto que es parte de una misma oración : » …o padecer el sello de este jinete de los últimos días, sin vida hasta que tu corazón se detenga y a ciegas por el valle de la muerte»

Al finalizar esta ultima oración, el practicante debe tapar la caja con la tela negra para luego volver a cubrir la tumba con tierra, colocarle la cruz a la cabeza como si se tratase de una tumba normal y poner la rosa sobre la tierra removida que cubre la tumba.

Para finalizar, el practicante debe ponerse de rodillas frente a la tumba y rezar tres veces: «Por la luz que me otorgan las fuerzas del bien, te entrego a las manos de este jinete hasta que vuelvas a la luz o encuentres tu destino final».

Una vez terminado el hechizo se debe descartar el recipiente en el cual se ha trasportado el agua bendita y se debe dejar la tumba en el lugar que se la haya cavado a merced del clima. No se debe desarmar la tumba por ningún motivo. Este hechizo «El sello de la muerte» se suele hacer en lugares retirados para que nadie perturbe la tumba.

 

[expand title=»»]

El sello de la muerte

 

 

 

 

 

[/expand]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *