Mal de ojo la herida del aura

Mal de ojo la herida del aura

El mal de ojo existe desde que el mundo es mundo y las personas habitan en el. La forma más sencilla de percatarnos del mal de ojo es cuando un bebe o niño niño pequeñito, empieza a llorar de la nada o nos percatamos que está mal de un momento para otro que incluso le da calentura. Existen personas que tienen muy fuerte su mirada y de alguna forma inconscientemente provocan el mal de ojo y esto puede presentarse en una persona adulta por igual.

El mal de ojo es un malestar generalizado que comienza por agitación, cansancio, mala racha sin motivo justificado, en todos los asuntos que estamos tratando y va in incrementando acumulando malestares y molestias.  Suele ir acompañado de problemas físicos no habituales.

¿Cómo se produce esto? Sencillo. A través de una asimilación de energía dañina trasmitida a por otra persona, ya sea provocado voluntaria o involuntariamente. Puede ocurrir que el provocador desconozca su propio poder y lo mas seguro es no sea consciente de sus propios deseos o envidias ajenas, pero eso no quiere decir que igualmente no sea el causante.  Hay unos síntomas que son indicativos de mal de ojo provocado:

SÍNTOMAS EN LOS NIÑOS

– Llanto continuo (sin haber causa aparente alguna).
– Falta de apetito.
– Insomnio (se suelen despertar por la noche).

SÍNTOMAS EN PERSONAS ADULTAS

– Insomnio
– Pesadillas y sueños negativos repetitivos.
– Sobresaltos durante el sueño (se despiertan con sensación de azoramiento y agobio)
– Pesadez y opresión en el pecho ya sea dormido o despierto.
– Presión en la garganta por un sueño ocurrido en las últimas horas de la noche. Siempre en este caso el despertar es sobresaltado con la presión en la garganta.
– Tensión nerviosa. Estado de nerviosismo y ansiedad generalizada, pero hay que tener en cuenta que deben concurrir mas de un síntoma a demás de este.
– Falta de energía. Se encuentra en un estado de e energía bajísimo encontrándose habitualmente cansado.
– Depresión
– Mareos y vahídos
– Mente confusa. De no comprender cosas simples, olvidos, sensación de embotamiento. Pérdida de memoria.
-Nauseas, y vómitos y falta de apetito.
– Inapetencia sexual.

Tristeza, llanto, dolores de cabeza, estómago y espalda sobre todo. Tensión nerviosa y falta de concentración son características muy sintomáticas. A esto se añada que los médicos no encuentran motivo justificado para estos estados, y evidentemente, a partir de ahí, ya tenemos el caldo de cultivo para que se sumen los problema de relación de pareja, con secuelas tales como la impotencia o inapetencia sexual.

Los mareos, la perdida de memoria. La desgana o desinterés por la vida aparecen en escena, y como consecuencia llegan problemas laborales, y económicos, bien sazonado todo ello con enormes disputas familiares. El resultado es una crisis personal, en la que lo más difícil, es detectar la causa. En una palabra la persona ha perdido su vibración energética habitual y todo se viene en su contra.

El hecho de que todos tengamos uno o dos de estos síntomas no significa que estemos cogidos por el mal de ojo; deben coincidir muchos de todas estas características y así y todo debemos cerciorarnos del alojamiento se ha producido.

[expand title=»»]

Mal de ojo

 

 

 

 

[/expand]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *