Entradas

10 cosas que debes saber para entender a las mujeres

Cada mujer es un mundo. Es más, para algunos hombres las mujeres son más que un mundo, un planeta muy, muy lejano. Tranquilos, chicos, con estos 10 tips entenderéis un poco mejor a las mujeres que os rodean.

1. Nunca olvidan las cosas importantes

Las mujeres son capaces de recordar cosas inverosímiles y que pasaron hace millones de años como el día exacto que hablaron con un chico especial, lo que llevaban puesto o la frase inoportuna de una discusión.

2. Cuidado con las mentiras… y con las verdades

Para una mujer sólo hay algo peor que una mentira… Pillar al mentiroso y que continúe con la farsa. Con las mujeres es mejor ir de frente, con sinceridad y claridad, aunque con algunas excepciones.
¿Qué tal me queda este vestido?, ¿crees que he engordado?, ¿te gusta mi flequillo? Un hombre tiene que saber diferenciar cuándo hay que decir la verdad y cuándo una mentirijilla le puede salvar de un buen enredo.

3. Le dan vueltas a todo

Desde elegir modelito hasta ese whatsapp de “buenas noches” demasiado escueto que parece esconder algo. A veces las mujeres son capaces de darle la vuelta a las cosas más simples y sencillas.

4. Atención a los pequeños detalles

Las mujeres están muy atentas a las pequeñas cosas, por eso es importante que los hombres sean detallistas y se fijen bien. Unas flores en una fecha importante o un piropo al volver de la peluquería nunca están de más.

5. Cuando dicen sí, a veces quieren decir no… y viceversa

Un clásico en el universo femenino. Muchas mujeres dicen sí cuando realidad es un no y cuando dicen no en el fondo están pensando que sí. Lo sentimos, no hay ninguna regla escrita.

6. De todo se hace un debate

Con las amigas, con las madres y, especialmente, con los hombres. Nos encanta hablar las cosas por simples que sean. ¿Por qué solucionar las cosas en 1 minuto cuando se puede estar dándole vueltas horas?

7. “¿Qué te pasa?”

Si le preguntas esto a una chica y te dice “nada”, más vale que vayas poniéndote en modo alerta. Puede ser cualquier cosa y, posiblemente, vas a tardar en averiguarlo.

8. Lo bueno se hace esperar

Esta es una norma universal. Nunca contestaremos un whatsapp, un sms o cualquier tipo de comunicación virtual inmediatamente. Aunque lo veamos en el momento, dejaremos pasar unos minutos o incluso unas horas de cortesía para que no parezca que estamos paralizadas esperando (aunque la realidad sea así).

9. Siempre bajo cero

Muchas mujeres siempre tienen frío. En invierno, en verano, en el Caribe y en el desierto. Nuestra sensibilidad térmica provoca estragos allá por donde pasa pero es una realidad inevitable ¡qué le vamos a hacer!

10. Amistades: del amor al odio

Entre chicas ocurren dos cosas: o somos amigas para siempre o la amistad se acaba y si te he visto no me acuerdo. Afortunadamente hay más de las primeras…

¿Un viaje juntos? ¿por qué no?

Os conocisteis gracias a sinastria de pareja, ya ha pasado un tiempo, la cosa parece que va viento en popa y de repente surge la propuesta: ¿Y si hacemos un viaje juntos? A la ilusión de oír esto le sucede un casi inevitable temblor de piernas y un aluvión de dudas dentro de tu cabeza ¿Podremos convivir más de 24 horas juntos? ¿dónde? ¿nos aburriremos? ¿discutiremos? ¿y si ronco?

Es normal que tu mente vaya a cien por hora pero no temas, un viaje es una ocasión perfecta para conocer y explorar facetas más profundas de la otra persona y para compartir en un contexto de relax y desconexión todas aquellas cosas que os unieron en sinastriadepareja.com

Además, podréis realizar alguna actividad que favorezca la interacción entre vosotros, una cata de vinos, montar a caballo, un paseo en bicicleta, una visita a un museo o algo relacionado con alguno de los hobbies que haya compartido contigo en los Momentos de aPasion.

Si el plan te apetece aparca los miedos y apunta estos tips para que tu primera aventura viajera sea de ‘10’:

Naturalidad y normalización

Uno de las principales preocupaciones que surgen a la hora de compartir más de 24 horas con una persona a la que conoces desde hace poco son los momentos de intimidad personal como el sueño o el baño. Lo mejor es afrontarlo con normalidad y ser natural, al fin y al cabo es algo común a todos los mortales y seguramente lo mismo que haces tú lo hace la otra persona.

Plántale cara a los silencios incómodos

Un viaje es la situación perfecta para ejercitar los silencios y disfrutar de ellos sin que pase nada, no los evites, al contrario, si ocurren, déjalos fluir para que se puedan producir sin que os sintáis mal.

Expectativas reales

No idealices el viaje ni lo eleves a la perfección. Hay que ser realista y no exigir lo imposible pero sí ir con la mente positiva para disfrutar al máximo.

Prepárate para escuchar

Un viaje implica conversaciones, diálogos, preguntas, respuestas pero sobre todo es momento de escuchar atentamente al otro, de disfrutar de las historias que en otros momentos no ha tenido tiempo de contarte o de las preocupaciones que no se ha atrevido a decirte. Por eso, escuchar es muy importante.

Disfrutar de compartir momentos cotidianos

Compartir gastos, presupuestos, itinerario, hambre, sueño, recoger… creará una atmósfera ideal en la que os sentiréis verdaderamente una pareja.

Aprovecha para confesar alguna debilidad

Cuéntalo como si nada, como si fuera algo normal, de esta forma te darás a conocer más ayudando a que el clima de confianza sea todavía mejor.

…Y para ser tú mismo

Si en vuestras citas anteriores aún has mantenido el tipo y has sufrido un poco de tensión, el viaje es perfecto para dar rienda suelta a tu lado más divertido, desinhíbete y déjate llevar, sé tú mismo y disfruta.

No esperes más, si has conocido a alguien especial y ya habéis pasado de la primera cita escaparos a algún lugar que os guste y disfrutad de compartir horas y momentos juntos.

5 películas que no deberíais ver juntos

Domingos de manta y peli, jueves cine y cena… ¿quién no lo ha planteado alguna vez como la mejor idea del mundo? Sin duda, ver una película a dos es un plan con muchas probabilidades de éxito, pero… ¿es infalible? Todo depende de algo tan evidente, que a veces cometemos el error de pasar por alto: cualquier película no vale. De hecho, hay una lista negra de películas que, si las ves en compañía, lo más seguro es que cada uno salga por una puerta del cine diferente.

¿Y qué películas son esas? Aquí te las desvelamos:

1. Blue Valentine: El Diario de Noah le convirtió en el rey de las películas románticas, por lo que ver a Ryan Goshling de nuevo en cartel con una rubia en actitud amorosa, fue motivo suficiente para muchas parejas para acudir a verla en masa… ¡Error! Todo parece orquestado para asegurarte las dos horas más tiernas de tu vida, pero saldrás de la película deseando no tener pareja nunca.

2. Revolutionary Road: Se podrían contar por millones las personas que esperan ver una película de amor en la que Leo Di Caprio y Kate Winslet acaben felices por siempre. Pero, de momento, parece que tendremos que esperar un poco más. Esta es una película maravillosa para cualquier cinéfilo que adore a este mágico dúo de actorazos, pero mejor verla con amigos o en soledad. Cualquier posible conquista, dejará de serlo al finalizar la película.

3. 500 días Juntos: Lo bonito de enamorarse locamente, y lo dramático de descubrir que nada es para siempre. La típica película que justo cuando va a conseguir que vuestras manos se entrelacen, hará que os pongáis a una distancia de 3 metros el uno del otro. Eso sí, ideal para ver tras una ruptura reciente y alimentar el canibalismo emocional.

4. Stockholm: Si tienes una relación estable, afianzada y fuerte, esta película no hará daño. Pero uy como acabéis de empezar a conoceros, menos de una hora de filme y ya se habrán sembrado las dudas entre vosotros dos. Primera y última cita.

5. La guerra de los Roses: Al contrario de lo que sucede con la película número 4, si os acabáis de conocer el peligro será mínimo, pero si camináis juntos hacia un futuro próspero y estable… puede que se os quiten todas las ganas. Mejor no ver la película y seguir siendo fieles creyentes del amor eterno.

Así que ya sabes, cuando propongas en Shakn un plan cinéfilo, ¡piénsatelo dos veces a la hora de elegir la película!

 

Cosas que se hacen por amor

Si tienes o has tenido pareja sabes de lo que hablamos. Le quieres muchísimo y la confianza reina en vuestra cotidianidad. De hecho, os queréis tanto que hacéis cosas que a cualquier otro le darían pereza pero que a vosotros os parecen casi hasta divertidas. A veces.

Por ejemplo, ¿te suena eso de tener que calentarle los pies que en ese momento parecen ser dos bloques de hielo bajo las sábanas? Una vez te tocan se te insensibiliza la zona afectada y saltas como un resorte. Pero le quieres tanto que estás dispuesto a devolverle a la vida aunque al final tengas que acabar tú echándote la manta que tenía que haberse echado ell@ cuando tenía frío.

¿Y lo de iros de viaje juntos y tener que dejarle tu cepillo de dientes porque el suyo se le olvidó en casa? Nivel de confianza: formidable. Sabes que se comprará uno en cuanto pueda, pero de esta no te salvas.

Otra muy recurrente y no muy bien encajada por ellos es la siguiente: pedirle ir a comprar tampones o compresas. Sí, sabemos que alguna vez en la historia lo has hecho. Y sabemos que en ese momento el pánico se apodera de su ser porque además no tiene otra opción que aceptar, sí o sí. Lo necesitas y lo necesitas ahora. Y lo cierto es que según si la situación es de necesidad extrema o no, su reacción y sus preguntas pueden suscitarte hasta ternura: “hay un montón! ¿cuáles necesitas? ¿para la noche, de día? ¿y de qué color, naranjas, verdes, amarillos…? ¿la caja grande, la pequeña? ¿y por qué son tan caros?” Ellas os lo agradecen.

Otro de los grandes clásicos es esa necesidad urgente de explotar los granos de su espalda. Tan divertido para ti y tan desquiciante para ell@. Es como si fuera una fijación irrefrenable que te atrapa y una vez que empiezas no puedes parar de buscar el siguiente, y el siguiente, y el siguiente…

Y no vamos a hablar sobre lo de ir a ver cualquier partido del deporte que sea porque ell@ no tiene con quien ir y te lo pide a ti como medida desesperada. No tienes ni idea de la alineación, no conoces ni la liga en la que juegan, prácticamente todo esto te da igual de hecho. Pero… no te queda más remedio que ir o ir e intentar enterarte al máximo haciendo las típicas preguntas que sabes que le desquician.

Estos son solo algunos ejemplos frutos del amor, el cariño y la confianza en una pareja. El caso es que al final siempre acabas pasándolo magníficamente con esa persona y acabarás haciendo estas y muchas otras cosas más por ella.

¿Qué cosas has hecho tú y han hecho por ti?

Si deseas conocer nuevos amigos, divertirte, incluso tener una cita visite nuestro sitio