Entradas

Para que piense solo en ti

Para que piense solo en ti

Tome una prenda intima de él/ella y otra suya. Únalas firmemente con un hilo de coser dorado. En un recipiente vierta agua de lluvia con tres chorritos de miel y coloque allí las prendas. Déjelas durante un día. Luego retírelas y diga:

«Ato tus sentimientos a mis sentimientos, ato tu corazón a mi corazón, ato tu deseo a mi deseo, ato tu vida a mi vida. Te amarro desde hoy hasta el final de mis días».

Colóquelas tres días al sol y tres noches bajo la luz de la Luna. Arroje el agua por el sanitario. Descosa la prenda y use la suya cada vez que estén juntos.

[expand title=»»]

Para que piense solo en ti

 

 

 

 

[/expand]